¿Ambientadores naturales o artificiales?

Después de la vista, el olfato es el segundo de los sentidos en importancia, al menos, cuando de crear ambientes se trata. Y es que, acertar con el aroma perfecto en cada estancia es mucho más importante de lo que a priori podríamos pensar. Por eso, creemos que los ambientadores, tanto naturales como artificiales, son determinantes a la hora de crear una atmósfera adecuada. Así que, si piensas como nosotros, ahí van algunos consejos para no equivocarte en tu elección.

Salones con olor a romero

¿Qué es lo que recuerdas de la primera visita a tu piso antes de comprarlo? ¿El color de las paredes? ¿La luz natural que entra por la cocina? ¿Quizá el olor a menta nada más entrar? La sutileza de los olores en casa suele hacer que cuando es agradable, casi no lo percibamos. Y, sin embargo, cuando no lo es, eche por tierra todas nuestras ilusiones por el piso que visitamos.

Dormitorios que huelen a sosiego

Sin duda la habitación de la casa que requiere más tranquilidad es el dormitorio. Tanto a través de los colores de las paredes, los muebles, los adornos o la ropa de cama, como mediante los ambientadores, todo debería perseguir el mismo objetivo: favorecer el descanso y el sueño. En este sentido, y centrándonos en el tema que nos ocupa, te proponemos los olores de la melisa y la lavanda como complementos aromáticos para los dormitorios de tu piso.

Baños para respirar frescura

¡Qué gusto da entrar a un cuarto de baño que huele bien! Pero, ¿cuál es el aroma que la mayoría identificamos con un ambiente agradable en esta estancia? Sin duda, el rey de los aromas del baño es el limón. En realidad, tanto el limón como la naranja, y los cítricos en general, suelen encajar muy bien en los baños. Aunque, también puedes probar con la caléndula, la rosa, la menta o el sándalo.

Cocinas sin malos olores

En este caso, es más importante evitar y eliminar los olores desagradables que se acaban instalando en la cocina, que poner un ambientador cuyo olor se mezcle con otro ya presente. Así, el olor a limpio es el mejor aroma que se puede respirar en una cocina. No obstante, si te apetece darle un toque personal, puedes colocar unas cáscaras naranja en un bol y dejarlas sobre una mesa. No tardará en expandirse el olor a cítrico por la cocina.

Recuerda que uno de las recomendaciones más importantes para no equivocarte a la hora de crear ambientes aromáticos es ser sutil. Los excesos en el ámbito de los aromas se pagan muy caros.

¿Colocas ambientadores en tu casa? ¿Cuáles prefieres? ¿De limón, canela, coco, menta…? Comparte tus gustos. Nos encantaría conocerlos.

Últimas noticias